Síganos en Twitter y Facebook
Portada Nacionales D.F. Internacionales Política Economía Deportes Columnas

El Torito: 92 mil infractores en un ejercicio aleccionador

Un coro de coyotes recibe a los sorprendidos con ofertas de amparo por mil 500 pesos
D.F. » Publicado el 08 Abril, 2012
MEXICO, DF
Un coro de “coyotes” con ofertas de conseguir amparos por sólo mil 500 pesos en tres o cuatro horas, recibe a la entrada de “El Torito” a los conductores sorprendidos por el “alcoholímetro”, manejando en las calles de la ciudad de México con elevada ingesta de alcohol.

A “El Torito”, lugar que recibió el sobrenombre porque fue asentado en la superficie que hasta 1958 ocupó el Rastro de Tacuba, han sido remitidos en ocho años casi 92 mil infractores del Reglamento de Tránsito Metropolitano.

Hasta el Centro de Sanciones Administrativas son remitidas un promedio de 500 personas cada fin de semana, explica su directora Rosa María Laguardia Balcázar, y advierte que los “gestores sociales” que se presentan a las afueras del lugar llegan a cobrar hasta siete mil pesos por un trámite.

Pero no importa el monto, y eso se notifica a cada infractor desde su ingreso. “Con un amparo podrán salir al momento, pero tendrán que regresar a pagar cuantas horas no hayan cubierto de “arresto administrativo inconmutable”, comenta la funcionaria de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario del Distrito Federal.

Javier Arce es sólo uno de los tantos remitidos a cumplir la sanción de 20 a 36 horas de arresto administrativo inconmutable, como fija el artículo 31 del reglamento, que prohíbe a las personas “conducir vehículos por la vía pública, cuando se tenga una cantidad de alcohol en aire expirado superior a 0.4 miligramos por litro”.

Conos y cilindros de plástico color naranja colocados en un carril forman “lo que nosotros llamamos la línea naranja, el filtro por donde se da acceso a los vehículos y se les indica que están entrando al programa Conduce sin Alcohol”, explicó el Subdirector de Programas Preventivos de Seguridad Vial de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, Oscar Pérez Coria.

La madrugada de aquel domingo, cuando Javier fue orillado hasta uno de los 17 puntos de revisión, desplegados en el Distrito Federal como parte del Programa Conduce Sin Alcohol, registró 0.51 miligramos. Había bebido varias copas en un festejo con amigos.

El Torito”, en los límites de las delegaciones Miguel Hidalgo y Azcapotzalco es el destino de los infractores. El Centro tiene una superficie de mil 730 metros y capacidad para albergar a 124 personas.

De jueves a sábado es cuando recibe la mayor cantidad, porque es también cuando opera el “alcoholímetro”, a partir de las 22:00 horas y hasta las primeras horas del día siguiente.

Cada punto dispone de dos policías del agrupamiento femenil, dos de Tránsito y un médico; además patrullas para trasladar a quien resulte arrestado y una grúa para el arrastre del vehículo si el conductor no va acompañado de una persona sobria.

Fue el caso de Javier. Su auto al “corralón”, él, unas cuatro horas en exclusivo bar en Lomas de Chapultepec, menos de una hora de traslado en la patrulla, y 20 horas en “El Torito”.

Joyería, relojes, llaves, celulares, cartera, todos los objetos personales sin excepción se entregan al personal de custodia, incluidas agujetas, corbata y cinturón, en su caso. Todo inventariado, antes de ingresar al dormitorio asignado.

El arresto es meramente administrativo. Por la mañana todos los infractores salen de sus celdas, pasan lista y de ahí al comedor donde se sirven tres comidas al día -07:00, 13:00 y 19:00 horas-, con menús programados por semana, y cada interno debe lavar los trastes utilizados, explica Laguardia Balcázar.

En la tienda también se pueden comprar tarjetas telefónicas con las que los infractores pueden realizar las llamadas que deseen desde los teléfonos públicos ubicados en el patio central.

Las instalaciones son viejas y en algunos lugares desgastadas, pero se encuentran limpias y ofrecen a sus residentes temporales una biblioteca, juegos de mesa e incluso una cancha de voleibol en el patio.

ElTorito” tiene una plantilla de unas 80 personas, entre personal administrativo, secretarial, de recursos humanos y servicios generales; y el resguardo está a cargo de 30 custodios en cada uno de los tres turnos en que se dividen las jornadas de trabajo.

Una película, una plática de Alcohólicos Anónimos y la visita a la trabajadora social hacen llevaderas las horas para los arrestados.

Tan sólo durante el primer mes del presente año, mil 580 personas fueron presentadas ante el Juez Cívico por rebasar el límite permitido en la prueba de alcoholemia, y de ellos aproximadamente 93 por ciento son hombres, según datos de la Consejería Jurídica del gobierno local.

También indican que la colonia Del Valle ocupa, desde hace tres años, el primer lugar de las zonas donde los infractores acreditan su domicilio; le sigue la colonia Centro de la delegación Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo en la delegación Tlalpan; así como Narvarte en el perímetro de la demarcación Benito Juárez y Jardín Balbuena, en Venustiano Carranza.

Desde que se implementó el Programa, el índice de accidentes viales relacionados con el alcohol se ha reducido 40 por ciento, porcentaje que va al alza luego que en su primer año de operación la reducción fue de 20, según las estadísticas.

Datos de Empresas sin drogas indican que 50 por ciento de los accidentes de tránsito podrían ser evitados, y que de cuatro a cinco de cada decena que ocurre está relacionado con el consumo de alcohol, como consecuencia 24 mil personas mueren cada año.

Además, 750 mil son hospitalizadas, 315 mil requieren atención médica por un año, 40 mil quedan discapacitadas, con un costo global que se calcula en 126 mil millones de pesos al año.
(Notimex)

D.F. »


Búsqueda: