Síganos en Twitter y Facebook
Portada Nacionales D.F. Internacionales Política Economía Deportes Columnas

Lunes 2 de Julio del 2012

*El ganador de la elección presidencial 2012: la democracia y la alternancia
*Enrique Peña Nieto es sólo una circunstancia de la verdadera democracia
Columnas » Publicado el 02 Julio, 2012 por Luis Repper Jaramillo
Por Luis Repper Jaramillo
lrepperjaramillo@yahoo.com
Los ciudadanos dimos un ejemplo a los políticos y a sus partidos, por convicción, por responsabilidad, por exigir la alternancia y olvidares de las oligarquías, acudiendo a las urnas.

No es un contrasentido, ni un error de cálculo esta visión, pero en la elección presidencial no ganó Enrique Peña y perdieron López Obrador, Josefina Vázquez y Gabriel Quadri, no, el vencedor fue el elector que estuvo en la casilla para demostrar que el poder ya no será la decisión de un grupo, sino del voto.

En la jornada los centros de sufragio en todo el país se vieron abarrotados de deseosos ciudadanos que querían un cambio, que desecharon más de lo mismo. Borrar de tajo 12 años panistas que sumieron a México en una crisis en todos los sentidos. Le dieron una segunda oportunidad al PRI con la esperanza de no repetir la “dictadura perfecta” que durante 70 años monopolizó la vida burocrática y política de la nación.

Aunque simplistamente se decía que esta vez debió ser el PRD o las izquierdas al que le correspondería gobernar la república, esta decisión no es de chance, sino de resultados y nuevamente el elector castigó a Andrés Manuel, pues no olvida su actitud rijosa y violenta de 2006.

Lo que sí debemos reconocer es la extraordinaria participación de los mexicanos en las casillas, su presencia rebasó el 62%, esta vez no le dieron oportunidad al abstencionismo de manifestarse, por lo que mencionaba anteriormente: el poder debe alternarse; nunca más la simulación política escondida en imposición de candidatos, tal vez esta será la última ocasión que el “iluminado” se autonombre y realice campaña por casi 8 años casándose con televisoras a modo y despilfarrando el erario de un Estado para destacar su figura.

Lo que es verdad es que el virtual ganador de la elección presidencial no triunfó rotundamente, como presumían sus encuestadores a modo, por él votó menos del 40% del electorado, pero la realidad es que nunca llegó al 50 por ciento, y logró esta cifra, porque puso a trabajar a la maquinaria partidista, electoral y mediática como su partido lo hizo a lo largo de 70 años, extralimitándose en los gastos, en 2012 extraídos de los Estados de México, Veracruz, Coahuila y gracias también a sus amigos de algunos medios de comunicación coludidos.

Tras el candidato ganador están los dinosaurios priístas, el autoritarismo, la corrupción, la impunidad (Mario Marín, Humberto Moreira, Ulises Ruíz, Fidel Herrera, Javier Duarte de Ochoa, José Murat, Eduardo Bours Castel y muchos más) que no habla bien de un gobierno que pretenderá dar otra imagen de país.

El electorado, el 1 de julio, decidió por la alternancia partidista, dio la confianza de 12 años al PAN y nunca respondió, por eso su decisión –como en el año 2000- votar en contra del partido en el poder; por ello no debe estar orgulloso Peña Nieto, pues la ciudadanía se cansó de los azules y decidió sacarlo de Los Pinos.

Es una realidad que deben tener presente los priístas, más del 60 por ciento de los mexicanos en el Padrón Electoral no votaron por él, pero en las democracias se gana hasta con un voto de diferencia.

Démosle al mexiquense el beneficio de la duda. Si no elimina de su partido a los dinosaurios, desaparece del escenario político a la máxima expresión de la corrupción y la impunidad, a los priístas mencionados, será más de lo mismo, de nada habrá servido que llegue un político joven al cargó más importante del país, si su espalda está manchada de suciedad.

Los mexicanos estamos satisfechos por la jornada electoral, no por la persona o nombre de quien ganó, sino porque después de muchos sexenios se dio la alternancia, el voto se respetó, en varias casillas, pude constatarlo, los representantes partidistas exigieron recuento de boletas; esto es democracia. Dentro de 6 años quizá haya otro escenario, el que el elector decida y no lo que el grupo en el poder pretenda imponer. Hoy el ciudadano es más crítico, defiende su voto, rechaza la imposición. Bienvenido este México ciudadano.

Finalmente debemos ser contundentes, el gran perdedor en 2012 fue el Partido Acción Nacional, el ganador la democracia, la alternancia, Enrique Peña Nieto, es, es… sólo una circunstancia.

Columnas »

Búsqueda: